Porque a vosotros
os ha sido concedido por Cristo
no sólo creer en Él,

sino [también] sufrir por Cristo.

Filipenses 1, 28-29