Como cooperadores de Dios,
os insistimos a no recibir
la gracia de Dios en vano
2 Corintios 6,1