Todo cuanto hagáis hacedlo de corazón,
como para el Señor y no para los hombres,

conscientes de que el Señor os dará la herencia en recompensa.
El Amo a quien servís es Cristo.
Col 3, 24