Sabéis, en efecto, las instrucciones que os dimos de parte del Señor Jesús. 
Dios quiere vuestra santificación: que os alejéis de la fornicación. (...)
Pues no os llamó a la impureza 
sino a la santidad.

I Tesalonicenses, 4, 2-8