El sol ya no será tu luz de día,
Ni la luna te alumbrará de noche,
pues Yahvé será tu luz eterna,

Tu Dios te servirá de esplendor.
No se pondrá jamás tu sol.
Isaías 60, 19-20