José, vendido como esclavo (...).
Hasta el tiempo en que se cumplió su palabra,
el mandato de Yahveh lo fundió (fundir, refinar, probar)
Salmo 105, 17 y 19