Acercaos a mí, los ignorantes,
e instalaos en mi escuela de sabiduría.

Eclesiástico 51, 23



































5 comentarios:

Anónimo dijo...

Ojalá sepamos decir como Samuel: "Habla, Señor, que tu siervo escucha"

Unknown dijo...

Tomará mesmo.

PEDRO dijo...

Dios mio tú sabes que sin tí no podtia seguir.Sin tí las cosas se hacen màs díficiles .Yo ¡pobre ignorante!,muchos errores cometí,te rezo a tí mi Dios,para que me perdones.Este mundo traidor y materialista nos llevarà a nuestra propia destrucción.Dios mio que volvamos a tí para que tu ira sea menor.Amén+

Anónimo dijo...

Muchas veces no coincide lo que es la sabiduría para el mundo con lo que es la sabiduría Dios. Permite Señor, por tu inmensa bondad, que estemos cerca de Ti para poder pensar, elegir y vivir correctamente de acuerdo a Tus preceptos.

violeta miller dijo...

Yo soy una ignorante, pero quiero que me enseñes en tu escuela de sabiduría. Sólo tú me puedes sacar de esta ignorancia en la que me encuentro.
Abre mi mente y mi corazón Dios Mio y escribe dentro una inigualable historia de amor, así como me gusta.
Se que tú no defraudas nunca, te espero...